Todos somos artistas

Todos hemos nacido con un poder creador, somos seres creadores, no solo se es artista si se sabe, pintar, cantar, escribir o actuar, un empresario también puede ser un artista creando ideas de negocio o estrategias de marketing, o un profesor puede crear un material para que sus alumnos comprendan mejor las cosas.

Solemos estereotipar a los artistas como personas “extravagantes” con un talento especial fruto del azar divino cuyo único foco es expresar su arte en todo momento.
Y eso es lo que los convierte en artistas, no su talento en sí, sino su poder de focalización, que les hace centrar todo sus esfuerzos y habilidades en aquello por lo que vibran. Hacen las cosas con pasión, es decir, con amor, son capaces de conectar con su ser y alcanzar ese ansiado estado de fluidez que todos deseamos.

Decía Sir Ken Robinson:

Todo niño es un artista. Porque todo niño cree ciegamente en su propio talento. La razón es que no tienen ningún miedo a equivocarse… Hasta que el sistema les va enseñando poco a poco que el error existe y que deben avergonzarse de él”

 

Vive de tu pasiónNuestro talento, ese es el precio que hemos pagado (muchos) por pasar de niño a adulto en la sociedad en la que vivimos. Sin embargo, ese talento/talentos permanecen latentes dentro de nosotros, solo han de ser reavivados. Ser consciente de ello y empezar por creer en nosotros mismos y en nuestra autenticidad es un primer paso.

Debemos quitarnos todos nuestros prejuicios y hacer frente a esos miedos que aparecen ocultos tras frases que nos decimos como “No sé lo suficiente” “No seré capaz” “¿Y si no me sale bien?” ¿Y si me equivoco?” “¿Y si se ríen de mí?”, y  mostrar para lo que realmente valemos, aceptando el error como parte del aprendizaje e intentar pactar con la perfección para que no sea motivo de abandono.
Es cuando se inicia el camino del héroe, no será fácil, habrá muchas noches solitarias y oscuras, pero recuerda que cuando la noche está más oscura es cuando comienza a amanecer.

Hay una dicho que dice “Haz las cosas fáciles y tendrás una vida difícil, haz las cosas difíciles y tendrás una vida fácil”

Estamos rodeados de artistas en potencia, no importa el trabajo que actualmente se esté desempeñando, pero quién no tiene un amig@ que le encanta el cine y te habla todo el rato de sus películas y actores favoritos, o el amig@ que no para de hacer fotos y editarlas, también está el amigo que vibra con la música y no para de tararear y llevar los cascos puestos todo el rato, también se encuentra el apasionado por los vehículos, o por la lectura, el dibujo, al que le gusta filosofar o simplemente el amig@ que sabe escuchar y comprenderte, y podría citar tantos como aficiones/talentos existen. Se trata de buscar aquello con lo que conectas y te hace fluir y buscar la manera de crear y convertirte en un artista cotidiano. 

Una cosa es cierta, no sólo basta con tener talento para ser artista, poner pasión y perseverar en tu idea son las claves de la ecuación. Puede que se te den bien las matemáticas pero no sea algo que te cause pasión y por lo tanto te costará tener constancia.

Artista = (Talento + Pasión) x Perseverancia

Es necesario encontrar ese talento que te haga volcarte en él de una manera pasional, que te inspire y te haga superarte cada día. Saber qué hacer con él te ayudará a mantener el foco en lo que verdaderamente es importante para ti y perseverar. 

Malcom Gladwell en su libro “Outliers” habla sobre la teoría de las 10.000 horas, que concluye según diferentes investigaciones que para ser un especialista en cualquier materia se debe invertir al menos esa cantidad de horas, de ahí, lo importante que sea en algo que te apasione.

Reflexiona un momento sobre tu vida y piensa en qué estás invirtiendo tus horas y si de verdad te están acercando hacia la persona que deseas ser o te están alejando. 

La vida es aquello que te va sucediendo mientras nos empeñamos en hacer otros planes

John Lennon


Libros recomendados 

  • El elemento – Ken Robinson
  • Outliers – Malcom Gladwell

top