Nos preparan para ser rebaño y no para ser leones

¿Para qué estamos aquí?

Sin querer darle una connotación espiritual, que la tiene, esta pregunta es necesaria que le demos una respuesta si queremos vivir en armonía con nosotros mismos.

Muchos pasan la vida de una manera rutinaria, como si no existiera un mañana, como si las cosas siempre estuvieran iguales, como si nada cambiara, no esperan mucho de la vida, ni se plantean su misión en la tierra. Creen que deben seguir las normas establecidas hasta el día de su muerte. Pero, ¿cómo te gustaría ser recordado al morir?, ¿qué legado quieres dejar? ¿qué quieres que digan en tu funeral?

Puede que sean preguntas fuertes o que nunca te las hayas planteado, sin embargo, sólo pretenden activar esa palanca que te haga reflexionar sobre tu paso por la vida, si de verdad quieres vivir la vida de tus sueños o la de otros.

Para la mayoría de las personas su vida consiste en trabajar en empleos que no le satisfacen y que no sacan lo mejor de ellos, a cambio de una “falsa” estabilidad o de la promesa de que las cosas cambiarán con el tiempo. Lo que no nos estamos dando cuenta es que dejamos nuestro futuro en manos de otros, tu empresa, tus jefes, tu familia, tu entorno.

Su vida “ideal” queda reducida al fin de semana, días libres, y en vacaciones. Así que condensamos todo lo que de verdad nos gusta hacer y donde nos sentimos bien en ese período de tiempo. Pero, ¿de verdad es suficiente para sentirnos plenos? Si tu respuesta es sí, no hace falta que sigas leyendo, ya que este texto está dirigido para que aquellas personas que piensen que necesitan dar un salto en su vida y demostrar al mundo lo que de verdad son capaces de ofrecer, poner sus talentos y habilidades al servicio de los demás.

No es fácil saber para qué valemos ni qué somos capaces de hacer, ya que nunca nos han enseñado a ver en nosotros ese ser especial con ese don que nos difiere del resto. Nos han enseñado a vernos iguales que el resto, a hacer lo mismo que los demás, a que las respuestas son las que nos dicen que son sobre preguntas que nos vienen dadas. Parece que responder de otra manera es salirte de la senda y hacerte preguntas diferentes no te va a llevar a ningún lugar bueno. Nos preparan para ser rebaño y no para ser leones. Y si nos salimos del rebaño somos tildados de locos o de insensatos, nos excluyen de su rebaño.

Aceptacion por resignación_ovejas

Alberto Montt

A menudo seguimos el mismo camino que los demás, y estudiamos durante muchos años de nuestra vida algo que no sabemos si de verdad es lo que nos gusta, acabamos trabajando en lugares que nos disgustan, e incluso tenemos relaciones de pareja o de amistades que tampoco nos hacen sentir plenos, sin embargo no pensamos que exista otra forma de vida, creemos que el sufrimiento, el sacrificio y el conformismo es la única forma de vida a cambio de un pasto acotado donde comer y vivir. Mientras que vemos a los que se salen del camino con recelo y puede que le dejemos de lado y le critiquemos.

Parece que ser feliz y vivir plenamente asusta, y cierto es que pensar en dejar todo y cambiar radicalmente no es la opción adecuada, sobre todo porque no es necesario hacer cambios radicales. Es necesario ponerse una meta y trazar un plan. Es ahí la clave para la transformación, ¿en quién nos queremos convertir? ¿qué podemos aportar? y ¿cómo lo vamos hacer?, seguramente al plantearnos estas preguntas se nos produce un rechazo inicial, ¿yo, aportar? si no sé qué hago especial y tampoco sé donde quiero verme, solo quiero estar tranquilo y feliz. 

De primeras nos daremos un sinfín de excusas para no dar ese primer paso que cuesta tanto, es por eso, que debemos buscar motivos que nos hagan mirar hacia adelante y no hacia atrás, esos motivos que cuando te llegue la pereza o el miedo, seas capaz de ver que estás haciendo eso por una recompensa que valdrá la pena.  

Piensa en Frodo, en el señor de los anillos, de repente tuvo en sus manos el devenir de la tierra media, tuvo miedo y pánico, sin embargo se percató de que su objetivo era lo suficientemente importante como para dejar atrás el miedo y embarcarse en un viaje lleno de dificultades. O Neo en Matrix, se vio como el elegido sin desearlo y tuvo que elegir entre la pastilla azul o la roja, la realidad o la verdad, asumió sin querer serlo el papel que le estaba predestinado por alcanzar una meta lo suficientemente importante como era luchar por la verdad. O Luck Skywalker en Star Wars, como Jedi elegido para combatir las fuerzas del mal, se veía incapaz, no se lo creía, sin embargo poco a poco se fue dando cuenta de su potencial y de que tenía que seguir adelante si quería acabar con el mal. 

Lo que pretendo demostrar con estas historias, es que todos somos los elegidos y debemos de avanzar por el camino del héroe, y que solos no podremos hacerlo. Igual no es tan especial como liberar al mundo del mal, sin embargo todos estamos aquí para hacer algo único en la vida, algo por lo que queremos ser reconocido y recordado, puede que nos cueste verlo o que dar el paso nos parezca “imposible” sin embargo es necesario trascender más allá de nosotros mismos, olvidar nuestro ego, y poner al servicio de los demás lo que mejor sabemos hacer, ya sea dibujar, escribir o hacer pasteles. 

Yo tomé el (camino) menos transitado, y eso hizo toda la diferencia

Robert Frost

Si te gustó el post, puedes suscribirte y recibir directamente en tu bandeja de entrada cada nueva entrada además de otras informaciones de interés y alguna que otra sorpresa.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top