Que no te roben la serenidad

La serenidad no es estar a salvo de la tormenta, sino encontrar la paz en medio de ella

Tomás de Kempis

Que no te roben la serenidad, te lo pido por favor. Oirás muchas llamadas que te tentarán a salir de ella, lobos disfrazados de abuelitas te susurraran para que te alejes, espejos distorsionados te empujarán a querer alcanzar una imagen de ti que no te corresponde. 

Una vida con ritmos intensos, compromisos constantes, rutinas tormentosas y agendas repletas, reflejan la imagen de éxito actual. Centramos nuestro esfuerzo en labrarnos un futuro “ideal” que nos han vendido, olvidándonos de nuestra esencia, de quiénes somos, qué queremos y hacia donde queremos ir. Perdemos el rumbo y no somos capaces de parar y tomar perspectiva. Adiós serenidad, hola caos. 

Adictos a rellenar cada espacio vacío en la agenda, poniendo fecha y hora a cada momento de nuestra vida, ya no podemos disfrutar de un momento de ocio ni de tranquilidad salvo que esté temporizado en nuestra agenda. 

Nos preocupa lo que pueda pasar, lo que podamos ganar o perder, centrando nuestra atención en un futuro lleno de incertidumbre, y nos olvidamos de lo que está pasando en nuestro presente. 

Y cuando queremos conectar, nos sentimos perdidos y, desesperados,  buscamos en el bullicio y ruido exterior esa calma. Bienvenido al mundo al revés, estar solos nos atormenta y la calma depende del entorno. Tanto nos hemos desconfigurado en el camino hacia el éxito, que nos olvidamos de lo que verdaderamente es importante en la vida, aquello que no te pueden robar;  tu serenidad.

Aunque nos empeSerenidad (1)ñemos en controlarlo todo, la vida no siempre sigue las indicaciones de nuestros guiones. Y cuando la realidad choca con nuestro plan, aparece la frustración, nos sentimos perdidos y actuamos por impulsos. La serenidad es la brújula de nuestra vida, permite que encontremos nuestro centro y nos movamos desde él. Que caminemos desde lo que ya somos. Incluso en momentos de tormenta nos hace encontrar esa paz interior necesaria para mantener la calma y aceptar que los contratiempos son inevitables en nuestra vida. 

Las mejores cosas de la vida, ocurren en los momentos inesperados, tengamos la serenidad suficiente para poder aceptar lo que viene y simplificar las dificultades que nos encontremos. 

Conectemos con nuestra esencia, pasemos más tiempo con nosotros mismos, busquemos esos momentos de soledad para poder reflexionar. Sólo desde la calma de uno mismo aparecen las verdaderas preguntas a las que tenemos que dar respuesta. Dejemos de buscar la calma en lo de fuera o estaremos poniendo nuestras expectativas en lo que no depende de nosotros y nos convertirá en víctimas de la complejidad. Simplifiquemos la vida, relativicemos los problemas, y entendamos que el éxito no es un resultado a alcanzar, sino algo que atraes a tu vida como una consecuencia de la persona en la que te conviertes. 

Entre vivir desde el amor o desde el miedo existe una delgada línea que se llama serenidad, así que, no permitas que te la roben  

CAMINO PARA ENCONTRAR LA SERENIDAD ( En caso de pérdida )

  • Busca momentos de soledad y conecta con tus pensamientos y sentimientos.
  • Plantéate si estás teniendo una vida acorde a tus valores.  
  • Simplifica las cosas. Todo es más fácil de lo que parece si de verdad actúas desde lo más profundo de tu ser. 
  • Rebaja las expectativas que tienes sobre la vida y el éxito. Solo cuando te has aceptado y dejas de pedir a la vida, tendrás lo que necesitas. 
  • Aléjate un poco de lo material y acércate a lo trascendental. 
  • No la busques en los demás. Nadie puede darte serenidad si tu no lo estás interiormente.
  • Reduce tu agenda, concédete algo de tiempo para ti. Desconecta para reconectar. Menos es más. 

Un hombre no trata de verse en el agua que corre, sino en el agua tranquila, porque solamente lo que en sí es tranquilo puede dar tranquilidad a otros.

Confucio

Anímate a seguirme por facebook o twitter

2 comments

  • Muy buena reflexión. Estoy totalmente de acuerdo. Ser un “pibe tranquilo”, como digo yo, te permite ser feliz, pues desde esa serenidad se puede pensar en paz y conectar con tu yo interior. abrazos!

    • Sin duda Zoozoco. Allá donde haya un “pibe tranquilo” hay paz y sabiduría. Rodeémonos de gente tranquila. Un abrazo fuerte!

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top