Hay que ir a lo profundo de todo

Muéstrate a ti mismo tu más profundo miedo: después de eso, el miedo ya no tiene poder y eres libre

Jim Morrison

El verdadero amor se encuentra en lo profundo. Si se quiere tener una vida que valga la pena ser vivida, habrá que profundizar en todo aquello que deseemos alcanzar. 

Sólo cuando conocemos lo que verdaderamente está dentro de las personas (sus miedos, ilusiones, aficiones, sueños o sentimientos) podemos generar vínculos especiales.
Si nos enquistamos en esas personas que creemos que tenemos que ser, tapamos nuestra esencia, nuestra diferencia, lo que nos hace mejores.

Hay que ir a lo profundo de todo y no quedarse en lo superfluo. Sólo así podremos comprender lo que sucede. Y cuando comprendemos, crecemos y expandimos nuestra conciencia.

Quedarte en lo superfluo es navegar por un mar etéreo lleno de dudas e incomprensión. Y cuando no comprendemos, juzgamos y etiquetamos.

Tenemos miedo a sumergirnos en las profundidades porque desconocemos lo que nos podemos encontrar. Solemos atisbar lo que no nos gusta y eso nos atemoriza y nos paraliza.

Pero tras esos miedos, se esconden nuestros verdaderos tesoros. Tesoros que se encuentran en el fondo de un mar lleno de miedos que, inconscientemente vamos colocando; miedo a no ser aceptado, miedo al qué dirán, miedo a parecer vulnerable, miedo a equivocarse o miedo a perder el control de la situación.

Ese tesoro es nuestra luz, la que nos ilumina el camino e ilumina a los demás. Cuando encontramos nuestro tesoro, nadie nos lo puede arrebatar. Nos convertimos en seres auténticos, llenos de energía y vitalidad. Con nuestro tesoro todo cobra sentido, todo encaja.
Vencer a nuestros miedos es sinónimo de crecimiento. Nuestra es la responsabilidad de encontrar nuestro tesoro, pero para ello tendremos que ser valientes y enfrentarnos a nuestros “dragones”.

El hombre valiente no es el que tiene miedo sino el que conquista ese miedo

Nelson Mandela

Es nuestro deber, ser valiente y conquistar nuestros miedos, solo así nos convertiremos en seres auténticos. Conocer nuestro tesoro nos ayudará a creer en nosotros mismos y en nuestras capacidades. Nos posicionará en un lugar mejor para tomar decisiones, establecer mejores relaciones y vivir una vida que merezca la pena ser vivida.

Es justo en el momento que la noche es más profunda y oscura que amanece. Así que no tengamos recelo a profundizar, más allá de los miedos que tenemos, se encuentra lo que nos da sentido , y luchar por lo que te da sentido, se merece que demos ese primer paso por mucho que nos cueste.

Si nos relacionamos desde nuestro tesoro, lo estaremos haciendo desde lo más profundo de nuestro ser, de nuestra esencia, sin miedos. Tendríamos claridad en nuestros pensamientos y nuestros actos irían acordes a nuestros principales valores. Actuaríamos más y hablaríamos menos. Nos convertiríamos en faro de nuestra vida y contagiaríamos el amor por la búsqueda del tesoro de cada uno. 

Si profundizamos conectamos mejor con nosotros mismos y con los demás, generaremos relaciones con vínculos muy especiales, viviremos con consciencia desde el amor en lugar de desde el miedo.  Y cuando el amor supera al miedo, nadie nos puede parar.

CAMINO A LO PROFUNDO

  • Intenta actuar menos desde tu “personaje”, ese rol que sueles adoptar para relacionarte con los demás que te permite sobrevivir, y más desde tu “Yo auténtico”, ese que no necesita una coraza ni escudo, que te permite vivir. 
  • Cárgate de paciencia y tranquilidad. A los secretos mejor guardados se accede desde la calma, la reflexión y la perseverancia. 
  • No busques respuestas, busca nuevas preguntas que te hagan replantearte las cosas que de verdad importan. 
  • Enfoquemos nuestras metas no sólo a lo tangible; dinero, trabajo, familia, sino a lo intangible; la paz, la conciencia o el sentido de la vida. 
  • Busca trascender con tus actos. Aparca el individualismo/egoísmo y céntrate en lo altruista. 
  • Cambia las causas de envidia por motivos de admiración
  • No escondas tus miedos, enfréntate a ellos reconociendo tu vulnerabilidad y aceptando lo que eres
  • Comparte tus sueños, ilusiones, miedos, virtudes, limitaciones, alegrías y tristezas con los demás. Puede que mucha gente no te entienda, pero los que lo hagan serán compañeros inseparables para toda la vida.
  • Decía Einstein “No podemos resolver problemas pensando de la misma manera que cuando los creamos.”, así que evitemos usar siempre la razón para responder a planteamientos hechos desde la razón, adentrémonos en la emoción y en la poderosa intuición. 

Un camino lleno de profundidad te costará algo más de tiempo y esfuerzo, te llevará a enfrentarte a tus dragones, y puede que en ocasiones te veas muy solo, pero el resultado es encontrar tu esencia, y caminar por la vida ligero de equipaje y aceptando que estamos rodeados de amor y belleza pese a las dificultades de la vida. 

No es la longitud de la vida, sino la profundidad de la vida

Ralph Waldo Emerson

 

Anímate a seguirme  a través de facebook o twitter

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top