Necesitamos reprogramarnos para encontrarnos

Las personas sólo cambiamos de verdad cuando nos damos cuenta de las consecuencias de no hacerlo

Mario Alonso Puig

Durante años, por motivos de supervivencia en la sociedad, hemos ido generando roles que nos han permitido adaptarnos al entorno y adecuar nuestros comportamientos a lo que se espera de nosotros.

Pero como dijo Krishnamurti; “No es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma”. Y es que, llega un momento de la vida, que debemos repasar nuestra configuración, como un ordenador, necesitamos de actualizaciones para adaptarnos a los cambios, antivirus para protegernos de los peligros y en algún momento cambiar el software, es decir, nuestra programación. Necesitamos reprogramarnos para encontrarnos.

Necesitamos conectar con nuestro interior urgentemente. Llevamos tanto tiempo usando máscaras que cuando nos miramos en el espejo no nos reconocemos.

Es en ese momento de búsqueda y conexión con tu ser, que te encontrarás con las primeras dificultades. Te empezarás a dar cuenta que algo pasa en ti, y que tus intentos por comunicarlo serán fallidos, básicamente, porque ni tú sabes qué te está pasando. Así que, puede que entres en un estado caótico emocional y experimentes algunos de los siguientes pasos:

  • La negación.  Negarás lo que te pasa y rechazarás tu actitud. Pensarás que es algo pasajero y tenderás a culparte de tus “rarezas”. Seguirás sacando a relucir lo que queda de tu personaje (tu máscara). 
  • Puede que al persistir esa sensación, sientas rabia hacia ti por sentirte así, o hacia los demás, por no entenderte ni preocuparse.
  • De repente, llegarán emociones que no sueles estar acostumbrado. Miedo a lo desconocido o al cambio que estás sufriendo. Y seguramente te acabará visitando la tristeza, esa sensación de vacío que te indicará que algo en tu vida no esta yendo como debería pero no sabes muy bien lo que es.
  • Empezarás a sentir que falta algo, como que necesitas encontrar algo nuevo. Básicamente, lo que necesitas es encontrarte. Recuerda que, mucho tiempo con el foco puesto en las necesidades de los demás, te ha desconectado de tus necesidades vitales. 
  • Empezarás a aceptar que lo que te pasa está dentro de ti y solo tú puedes ser capaz de afrontarlo y superarlo. Un sentimiento de responsabilidad te inundará y te permitirá ser capaz de tomar decisiones y acciones nuevas.
  • Ya de paso, podrías comenzar a perdonarte por autoculparte y por no saber hacer las cosas bien. Tranquilo, hacer las cosas bien está muy sobrevalorado. 
  • Y llega el momento que, sin saber muy bien cómo, todo encaja, empiezas a sentirte cómodo contigo mismo y a diferenciar lo que de verdad necesitas.

Cuando nos sentimos alejados del mundo, no pongamos el foco en los demás, sino en nosotros. No culpemos a nadie, los cambios a veces no vienen cuando los deseamos, simplemente llegan, aceptemos que dependerá de nosotros y de nuestra actitud al afrontarlo para poder aprender y crecer como personas. Como se suele decir “si tú cambias, todo cambia”.

Dejemos de querer hacer que cambien los demás, que se adapten a ti. Dejemos de esperar que dependa de otros y centrémonos en lo que necesitamos hacer nosotros. Convirtámonos en exploradores, seamos curiosos con lo que nos pasa, probemos nuevas maneras de enfocar la situación, seamos partícipes de las posibilidades que nos ofrece la vida para vivirla en su plenitud. Arriésgate, cambia, equivócate, aprende, desaprende, en definitiva VIVE. “Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos” – E. Galeano

“Cuando era joven, quería cambiar el mundo. Descubrí que era difícil cambiar el mundo, por lo que intenté cambiar mi país. Cuando me di cuenta que no podía cambiar mi país, empecé a concentrarme en mi pueblo. No pude cambiar mi pueblo y ya de adulto, intenté cambiar mi familia. Ahora, de viejo, me doy cuenta que lo único que puedo cambiar es a mi mismo y de pronto me di cuenta que si hace mucho tiempo me hubiera cambiado a mi mismo, podría haber tenido un impacto en mi familia. Mi familia y yo podríamos haber tenido un impacto en nuestro pueblo. Su impacto podría haber cambiado nuestro país y así podría haber cambiado el mundo.”

Monje desconocido 1.100 DC  

Sígueme en  facebook o twitter

 

2 comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top