La inspiración es el hilo que mueve tu alma

No se puede esperar a la inspiración, hay que ir a buscarla

Jack London

Una vida sin inspiración es una vida gris, una vida ausente de color. La inspiración tiñe nuestros actos de color, de vida. La necesitamos cerca para darnos cuenta de que la vida no es como nos la pintan, sino como nosotros la pintamos. 

Muchas personas prefieren seguir un camino ya pintado y otras recorrer los suyos propios, pintando nuevos lienzos, rompiendo algunos o dejando inacabados otros. No pretenden pintar el lienzo perfecto, simplemente pretenden hacerlo suyo, auténtico. 

Porque la vida al final se convierte en una elección entre, seguir un camino predefinido por otros o crear el tuyo propio. Si lo que deseas es tener una vida auténtica, diferente, cargada de emociones, llena de sorpresas y de color, bienvenido al mundo del artista de lo cotidiano, tu camino está aún por pintar, si no, no pasa nada, sigue el camino dibujado. 

Para ello, necesitarás desapegarte de la razón y abrir la puerta a la emoción, abrazarla, porque es allí donde reside la inspiración. La inspiración no entiende de explicaciones ni razones sino de intuición y de fe, porque muchas de las cosas buenas que nos suceden en la vida no tienen explicación.

La inspiración no sólo está dentro de nosotros sino que habita por doquier, en una conversación, una mirada, un lugar, una persona, un libro, una fotografía, un sentimiento, un aroma, un aliento, una brisa. Sea cual sea la forma, allí donde la encuentres, no la dejes escapar, aprópiate de ella, siéntela, vívela y déjate llevar como si tirara de ti cual marioneta movida por hilos. 


La inspiración es el hilo que mueve tu alma



Cuando conectamos con la inspiración sentimos la irremediable necesidad de expresar. Y en eso consiste, en expresar y crear, al final se trata de convertir la inspiración en realidad. La inspiración conecta con lo profundo, lo esencial, lo que debe ser mostrado al mundo, nos convierte en seres auténticos y genuinos, con luz propia, nos hace brillar. 

La inspiración no estará siempre en ti, ni vendrá cuando lo desees, tendrás que ir a buscarla, comprometerte con ella, perseverar una y otra vez, porque, como todo en la vida, es cuestión de insistencia. Mientras más la busques más la encontrarás y más conectado con tu esencia vivirás.

Necesitamos rodearnos de personas que inspiren, paisajes mágicos, libros y lecturas que emocionen, que te remuevan por dentro, que te inviten a salir a la aventura, a retarte, a dar lo mejor de ti, a probar nuevos caminos. 

Enamórate de las personas que viven inspiradas, de las que prueban cosas nuevas, las que ensalzan la vida, las que pintan la vida de color de “risa”, las que tienen ese punto de locura, ya que, contagiarán tu ser, te harán creer en ti y en tus habilidades, harán que vibres y te emociones, que vivas. Siempre es bueno una pizca de locura, al fin y al cabo, los buenos recuerdos están llenos de momentos locos, lo rutinario y cotidiano casi nunca llega a generar recuerdos memorables. 

La inspiración te hará dar ese primer paso que, puede que no te lleve a donde quieres ir, pero al menos te sacará de donde estas. Ampliarás tus habilidades como quien estira de un chicle, tú decidirás hasta dónde estirar, pero no te quedes donde estás o te perderás los tesoros que la vida esconde. 

BUSCANDO LA INSPIRACIÓN:

  • Haz caso a tu cuerpo en cada momento. Cada vez que tengas que hacer algo o tomar una decisión, pregúntate qué emociones sientes, qué te dice tu cuerpo.
  • Frecuenta sitios que te inspiren. El mar o la montaña, un parque o una cafetería. Mientras más lo frecuentes más conexión y claridad sentirás contigo mismo.
  • Lee. No dejes de leer a gente que escriba desde el corazón, desde el alma. Son esas lecturas las que evocarán en ti el deseo de expresarte.
  • Haz algo creativo. Usa tus manos, dibuja, escribe, crea algo. Intenta fomentar hábitos que conecten con tu creatividad. 
  • Rodéate de gente inspirada. Te harán ver que lo importante de la vida reside en uno mismo y en la capacidad de exploración y búsqueda. No se trata tanto de la búsqueda de la felicidad sino de la felicidad de la búsqueda. 
  • Activa el modo curioso. Se inquieto con lo que acontece en tu vida, con lo que puedes llegar a ser. No te estanques en lo que ya eres, ya que, tú eres lo que eres. más lo que puedes llegar a ser. 

Vive en la inspiración, no porque te lo diga yo, vive por el simple hecho de conectar con tu esencia y de vivir desde el ser, disfrutar de lo que eres y no de lo que crees ser, en última instancia, cuanto más inspirado te sientas más sabrás quien eres. 

No amortigüe su inspiración e imaginación, no se convierta en el esclavo de su modelo

Vincent Van Gogh

Anímate a seguirme  a través de facebook o twitter

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top