Tu cuerpo es tu hogar

Lo que sucede en la naturaleza, sucede en nuestro interior. Lluvia, tormentas, sol, claros, nubes, erupciones. Y todo, para equilibrar. Ignoramos el plan de la naturaleza empeñados en buscar la felicidad en otro lugar.

@Molowny81

La vida es una proyección externa de aquello que sucede en nuestro interior. Aquello que enturbia la mente y que no hemos sido capaces de integrar se refleja en situaciones cotidianas una y otra vez con el único fin de hacernos llegar una enseñanza vital. Se convierte en una oportunidad para aprender y crecer como personas, sin embargo, muchos preferimos guardarlas en nuestro trastero emocional, esperando que por gracia divina desaparezcan.

Aquello a lo que no te enfrentas se repite, solo avanzas cuando lo resuelves.  Es así, tan fácil y tan complejo a la vez. Esos sentimientos que sobrevuelan por nuestra cabeza los ninguneamos amparándonos en nuestra queridísima razón. Usamos palabras vacías para darnos la razón de que lo que sentimos es negativo o no nos ayuda, y por tanto, lo apartamos.

Imagina que se llena de polvo tu casa, si no lo limpias pronto, se irá acumulando cada vez más. El hecho de que no le prestes atención no hace que desaparezca, sin embargo, la sensación incómoda que produce se torna poco a poco más insostenible. Esconderlo debajo de la alfombra para no verlo tampoco es una solución. Eso solo hará que el bulto se haga cada vez mayor y acabes tropezando una y otra vez.  

Pues en nuestra cabeza sucede lo mismo. Piensa en aquel momento triste que quisiste evitar, o aquel enfado que te aguantaste, o la sensación de impotencia que no supiste expresar o esa insatisfacción que te hace mirar la vida con cierto resentimiento. Confiamos excesivamente en que el olvido haga bien su trabajo, pero esos asuntos nunca desaparecen si no se afrontan. Adolecemos de ceguera emocional y obviamos cualquier aviso, pero no te preocupes, para eso ya está tu cuerpo. Estrés, ansiedad y depresión entre otras,  suelen ser resultado de una mala digestión emocional.

Al igual que tu casa, tienes que limpiarla y ordenarla asiduamente para mantenerla en óptimas condiciones habitables. Sacar la basura antes de que sea insoportable el hedor. Renovar aquello que ya no sirve y dejar espacio para lo útil. Tienes que hacer lo mismo contigo. No olvides que tu cuerpo es tu hogar, límpialo, ordénalo y deshazte de aquello que ocupe espacio.

Toma tu tiempo para chequearte, mira aquellos rincones angostos y visita tu trastero emocional. No te pongas nervioso si no sabes por dónde empezar, empieza por lo más sencillo, aunque sea limpiando por encima. Recuerda que ensuciar es más sencillo que limpiar. Y que nuestra tendencia a la inmediatez nos hace optar por la opción fácil, y así vamos, acumulando polvo y cosas inútiles.

Todo aquello que nos mejora requiere de esfuerzo, constancia y compromiso. Sí, esas palabras que tanto nos repiten y que tanto cuestan. Hasta que no entendamos eso, iremos por la vida haciendo las cosas fáciles pero teniendo una vida difícil. Llega un momento que hay que invertir la situación si queremos avanzar o sacar lo mejor de nosotros. Y te aseguro que ese momento llega, no importa cuando, pero si lo reconoces (suele venir en forma de runrún), no lo esquives, se valiente y afróntalo. La recompensa es alcanzar un nivel que te hará cambiar el concepto de lo que consideras la felicidad.

Ya es hora de tomarnos la vida en serio, subir a nuestro trastero emocional, abrir las puertas y permitir que la luz entre e ilumine entre tanta oscuridad. Abre las ventanas de tu alma y deja que se renueve el aire. Haz de tu interior tu residencia habitual, cuídala y disfrútala. Puede que no la encuentres cómoda al principio, con objetos que no te pertenecen, pero no te preocupes, tendrás tiempo para ir decorándola a tu gusto, tu casa, tu hogar, tu vida.

Tú eres la única persona que siempre estarás a tu lado. Escúchate, cuídate y recibe con afecto lo que te suceda, ya que, como decía Jung quién mira hacia dentro despierta.

Anímate a comentar o compartir este artículo, me interesa mucho tu opinión.
Me puedes encontrar en facebook o twitter 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top