Vive generando recuerdos de amor

Llegará un día que nuestros recuerdos serán nuestra riqueza

Paul Géraldy

Dicen que las personas, momentos antes de morir, ven pasar toda su vida en imágenes. Imagina por un segundo cuáles serían las imágenes que pasarían por tu cabeza.

En esa circunstancia no creo que puedas elegir, pero me atrevo a afirmar que contendrían momentos plagados de alegría, de amor, de amistad y de familia. Como si nuestra alma, en ese último suspiro, quisiera tomar el control y ensancharse hasta explotar y salpicar, con lo mejor de sus recuerdos, a todas esas personas que han pasado por nuestra vida y nos han tocado el corazón.

Entender este último acto de agradecimiento esto es lo que nos hace avanzar en la vida, aprendiendo que las despedidas son los actos de perdón y amor más grandes que pueda haber. Que despedirse es aprender a recordar lo bueno de las personas y una forma de continuar tu vida con la fuerza de sus memorias.

Por ello, es nuestra obligación tratar cada minuto que se nos ha dado como un tesoro a disfrutar para hacer del tiempo un leal aliado. Vivir cada momento, no tanto como si fuera el último, sino como si fuera una de esas imágenes que formarán parte del top ten de los mejores recuerdos

Vive generando recuerdos de amor, de solidaridad, de compasión, de risas, de nuevos comienzos, de hacer lo que amas  y de estar con quien te quiere porque recordar es volver a vivir, es reconectar con lo mejor de ti  y evitar repetir la misma historia una y otra vez, creando nuevos comienzos donde lo importante no es lo que hagas sino el amor con el que lo hagas, esa es la diferencia entre lo eterno y lo fugaz. 

De esta forma conseguiremos generar, lo que se denominan memorias optimistas. Es decir, recuerdos que con el tiempo nos devuelven sonrisas y felicidad. Si no, piensa cuando vas a ese lugar que tanto te gusta con esa persona que quieres, la ilusión previa antes de ir, la felicidad con la que disfrutas mientras estás y las ganas que entran de volver al salir.

Pues así debería ser vivida la vida, en todos sus aspectos, el trabajo, las relaciones y el amor, viviendo cada día con esa ilusión del antes, la felicidad del durante y las ganas del regresar.

Así que, cuando te veas perdido y sin rumbo recuerda que eres parte de todo aquello que una vez amaste o perdiste y que no necesitas sino reconectar con tu corazón y con tus experiencias para entender que estamos hechos de historias, ni buenas ni malas, simplemente auténticas. Esas que seguirán latente en los corazones de los demás cuando nos hayamos ido.

Solo por eso merece la pena vivir, sabiendo que formamos parte de una historia aún más grande y que de nosotros depende llenarla de hermosas imágenes. 

Vive en el pasado y perderás un ojo, olvida tu pasado y perderás los dos ojos

Proverbio ruso

Anímate a comentar o compartir.
Me ayuda a crecer y a mejorar.
Sígueme en facebook o twitter o instagram

Tags

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top