Porque mañana será tarde

¿Qué sería de la vida, si no tuviéramos el valor de intentar algo nuevo?

Vincent Van Gogh

Si te ha pasado como a mí, puede que estés cansado de tratar de ser quien de verdad no eres.

Cansado de que te digan en lo que te tienes que creer y en lo que no.
Cansado de exigirte más y más buscando lo que te falta y olvidándote de lo que ya eres.
Cansado de no poder creer en nada por falsas promesas.
Cansado de vivir distraído haciendo de lo urgente una virtud y de la quietud un mal vicio.
Cansado de vivir el trabajo como un sufrimiento y no como un placer.
Cansado de que en nombre del amor la gente se olvide de sí misma.
Cansado de atarte de por vida a una persona o trabajo por la elección que una casualidad hizo mientras el corazón se hallaba dormido. 

Ahora que despierto, abro los ojos y sé que un día voy a morir y que ya no necesito seguir jugando a ese juego de repeticiones. Que lo que toca es levantarse cada mañana con la ilusión de un nuevo día, de algo que aprender, algo nuevo que amar y al acostarte hacer del “hice lo que pude” un mantra de vida. 

Porque mañana será tarde y nos preguntaremos
 
¿Por qué me dejé influir por la opinión de los demás?
¿Por qué escondí lo mejor de mí por miedo sufrir?
¿Por qué tuve tanto miedo si era una tontería?
¿Por qué no hice aquello que siempre deseé?
¿Por qué no aprendí a perdonar?
¿Por qué no dije más te quieros?
¿Por qué no cuidé mi cuerpo?
¿Por qué no abracé más?
¿Por qué no pedí ayuda?
 
Algún día moriremos pero el resto de los días estaremos viviendo y ya podríamos dejar de repetir errores comunes y construir nuestra propia vida, con nuestros errores y aprendizajes, con nuestras contradicciones y nuestros miedos
 
A luchar por tus sueños. A hacer lo que te da miedo para descubrir que tu nivel de valentía siempre será mayor.
 
A decir más Te quieros con el pecho ensanchado. A dar abrazos de los que aprietan tan fuerte que recomponen tu corazón. 
 
A pedir ayuda y permitirte recibirla, porque solo puedes llegar más rápido pero en compañía llegarás más lejos.
 
A escuchar tu cuerpo y no maltratarlo sabiendo que salud no significa privarte de placeres sino regalarte el placer de vivir.
 
A perdonarte por haber pensado que algo mal estaba en ti y buscar culpables fuera y empezar a ser responsable de tu vida y saber que el perdón es el único camino para la serenidad.
 
A confiar en ti. Con tus limitaciones y tus fortalezas y saber que lo perfecto es enemigo de lo que nace del corazón. 
 
A mostrar y expresar aquello que sale de tu corazón, porque a eso hemos venido, a aprender expresarnos para descubrir todo lo maravilloso que podemos ofrecer a los demás y entregarlo.
 
Así que recuerda, vive para irte con la sensación de haber entregado tu alma en cada paso. De saber que con amor igual no consigues todo lo que te propones, pero lo que hagas quedará en el recuerdo para siempre y será de ejemplo para que otros sigan creyendo en el amor como el único camino.    

-Un día nos vamos a morir, Snoopy.
-Cierto Charly, pero los otros días no

Snoopy

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top