Queridos padres

Deberíamos usar el pasado como trampolín y no como sofá 

Harold Macmillan

Queridos padres,

Entiendo que el rol de padre no es tarea fácil y más en la sociedad en la que vivimos con tanta presión y exigencia.

Entiendo que hayan arrastrado viejas formas de hacer y aún queriendo cambiarlo les haya costado. No es fácil cambiar, pero se que han tratado de hacerlo mejor, al menos, de una manera diferente en lo que lo recibieron.

Entiendo que emocionalmente era otra época y que guardan muchas frustraciones internas, ya sea por no poder expresar lo que de verdad necesitaban, que en ocasiones ni siquiera lo sabían, o por no poder haber sentido ese reconocimiento o aceptación cuando fueron niños.

Entiendo que hayan querido protegernos en exceso ante cualquier peligro. Convirtiéndonos en seres miedosos o poco confiados.

Entiendo que nos hayan educado para hacerlo lo mejor posible y que por eso tengamos miedo a equivocarnos y a no arriesgarnos y valoremos la comodidad para no tener dificultades.

Entiendo que quieran que nos relacionemos de manera similar, para que encontremos el afecto y cariño en lugares similares.

Entiendo que vivieran haciendo cosas por los demás y se olvidaran de sí mismo. Entiendo que esa ausencia de autoconocimiento por agradar les haya hecho generar relaciones de interés y que les haya costado aprender de los reveses de la vida porque en la huida hacia afuera estaba su escape antes que el camino hacia dentro.

Puedo entender muchas cosas y puedo aceptarlas, pero también se, que aunque las entienda, muchas de esas cosas perduran en mí de manera inconsciente y hacen que actúe de una forma que igual ya no me es válida.

Y por eso quiero que entiendan que no quiero seguir haciendo las mismas cosas que ustedes, ni que sus antecesores. Creo que repetir patrones familiares es lo que nos mantiene anclados a emociones negativas no resueltas y nos hace mantener una actitud rígida ante la vida. Y sí, estamos cómodos en lo que conocemos, pero la luz se nos apaga a marchas forzadas.

La comodidad es la principal causa de extinción del alma humana.

Quiero que entiendan que he visto su sufrimiento y se que es tan grande que a veces oculta su amor. Pero que sepan que también he visto su amor, que sé que lo han hecho lo mejor que han podido y se que se culpan a escondidas de muchas cosas.

Quiero que entiendan que no les culpo ni quiero castigarles. Quiero que entiendan que necesito tiempo para quitarme viejas capas y desplegar mis alas. Quiero que entiendan que para ser valiente necesito que ustedes se aparten un poco, si no los apartaré yo, porque el miedo y sus consejeros no son buenos en esto de volar.

También quiero que sepan que estoy muy orgulloso de mi infancia y de ustedes. Porque de una forma u otra estoy aquí gracias a ustedes, pero ya no quiero solo estar sino también ser.

Quiero que entiendan que yo no quiero repetir patrones.
Quiero hacer las cosas diferentes.
Ya no necesito hacerlo por agradar o por darles el gusto.
Así no cambiamos las cosas, sino que continuamos la mentira.

Ahora me enfrento a todo, pero no lo hago desde la rabia sino desde el amor. Quiero romper patrones paralizantes para poder avanzar. Quiero crear mi propia familia sin ser un calco de mi familia de origen. Necesito mis propios errores, esos que no llenan de culpa sino de aprendizajes. No hay nada mejor que equivocarte siendo tú mismo.

Y hoy puedo dar gracias a la vida y a una persona muy bonita que apareció, me miró a los ojos y fue capaz de ver y elegir todas mis luces y sombras para que, junto con las suyas, crear una manera nueva de hacer las cosas, nuestra manera. Ahora lo que no nos gusta del otro nos encanta, y quizás ese sea un buen comienzo para nuestra nueva historia.

Queridos padres,
Gracias por todo .Se de donde vengo pero seré yo quien elija a dónde ir. Así que si quieren acompañarme que sea porque les encante hasta lo que no les guste o no entiendan de mí, yo lo hice durante un tiempo, ahora les toca a ustedes.

Tags

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top